Imprimir

Valoración del Usuario: 1 / 5

estrella activaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
Trabajo de impresión para la revista Matador

CenizaSimons - Encargo de Miquel Barceló para la revista Matador N de la Fábrica.




Miquel Barceló imprime con cenizas de Edison Simons la revista "Matador"


31-01-2011 / 21:10 h EFE.

Ojear una parte del número "N" que la revista de arte contemporáneo "Matador" ha dedicado al pintor español Miquel Barceló supone tiznarse los dedos con cenizas de Edison Simons, un artista y poeta que era amigo de Barceló en París.

En un encuentro que Barceló mantuvo hoy con periodistas en la sede de La Fábrica (Madrid) para presentar ese número monográfico, confesó con su eterna risa de niño que le divierte mucho el homenaje particular que le rinde a Edison Simons con sus cenizas que llegaron a sus manos por casualidad en una madrugada parisina.

Ese acto acaece en las páginas centrales del número "N" que reproducen fragmentos del libro "The unfinished touch", de Edison Simons, con tinta negra mezclada con esas cenizas que tiznan las manos si éstas acarician los tipos del texto impreso en un papel inspirado en el envoltorio de las chocolatinas.

La filosofía del número "N" era retratar el mundo de Barceló en imágenes a través de otros, comentó Alberto Arnaut, director de La Fábrica, gestora que edita esa publicación de arte contemporáneo.

Para la ocasión, Barceló ha seleccionado en los "dos últimos años" poetas, pintores, directores de cine y, en general, personalidades sensitivas que le han marcado en su vida y evidentemente en su obra, cuán almas gemelas en la última década.

"Si ahora lo volviera hacer, sería tal vez diferente", comentó en voz alta el artista.

El número "N" representa el universo interno del pintor con textos inéditos en prosa o verso de literatos seleccionados por él como Rafael Sánchez Ferlosio, Alberto Manguel, Andreu Vidal, Miquel Bauça, José Carlos Llop, Jonathan Franzen, Jonathan Safrah Foer, Pere Gimferrer, Jorge Leónidas Escudero, Pedro Costa y Jaime Rosales.

El elenco de poetas predomina sobre el de artistas plásticos porque "la relación con los poetas es tan determinante como con los pintores", apuntó.

Dentro de lo pictórico, hay dos vertientes en la revista: el sentido homenaje que hace a la faceta creativa de su madre que borda manteles y cortinas con dibujos de cefalópodos de su hijo Miquel y las influencias artísticas de Ivan Aivazovsky, Luis Meléndez, Mike Bidlo, Josef Nadj, el monasterio tibetano Thiksé, entre otros.

Toda la publicación "per se" es un homenaje a amigos que le han enseñado en la vida y en su arte, entre ellas se encuentran sus inseparables termitas malienses que, sin ellas ser conscientes, han intervenido prolongadamente en su extensa obra tanto en papel como en tela.

Narrativamente, el presente número, que copia a nivel de diseño gráfico la "N" que puso Napoleón en los puentes parisinos, según Barceló, empieza con dos fotos de una sobrasada y concluye con el documental de 8 minutos "El rito" rodado por el cineasta Isaki Lacuesta en exclusiva y una foto a color de su dormitorio en su casa en París. La única foto que hay en la publicación de Barceló está en la portada. Se trata de un retrato que fue tomado por Alberto García-Alix, Premio Nacional de Fotografía en 1999, hace "unos 6 años" en París, comentó. La sorpresa del número "N" -cuyo precio es de 60 euros- está reservado para sus suscriptores, que recibirán un copia de la revista, una botella magnum de vino "Barceló" en la primavera 2012 y valorada en 135 euros así como un cuaderno con seis pliegos de obra reciente, dijo Efe Alberto Arnaut, director de La Fábrica.